HISTORIA

ALJARANDA

La ubicación de la Mellaria romana

Enrique Gozalbes Cravioto

    En el siglo XVIII el canciller Ignacio López de Ayala identificó la antigua ciudad de Mellaria con Tarifa, en cuyas inmediaciones se descubren algunas monedas, cimientos y otros indicios de pueblo antiguo (1). Esta tesis no ha tenido después mucho éxito, probablemente debido a la muy corriente identificación de Tarifa con la antigua, y más próspera, ciudad de Traducta Iulia. Sin embargo un texto de la antigüedad clásica, muy poco utilizado y conocido, parece avalar la opinión del erudito del siglo XVIII.

    El texto al que nos referimos procede de Caio Plinio, un enciclopedista latino de mediados del siglo I d. de C., cuya Historia Natural constituye una de las fuentes principales para el conocimiento de la Hispania romana. Estaba hablando Plinio del Estrecho de Gibraltar, con el que iniciaba su descripción de Hispania, cuando recoge diversos testimonios acerca de la anchura mínima del mismo. La máxima angostura en el Estrecho la habían fijado en unos 7.000 pasos (10'5 Kms.), tanto Tito Livio como Cornelio Nepote, cálculo de distancias como podemos observar demasiado reducido.

    Lo más interesante es que Plinio nos ofrece los nombres de los dos puntos de máxima angostura dentro del Estrecho de las Columnas de Hércules, en concreto el vicus de Mellaria en Hispania y el Promunturium Album en la costa africana, indicando que la distancia sería únicamente de 5.000 pasos, según había escrito Turranius Gracilis, escritor nativo de la zona (2).

    Gracilis exageraba, por tanto, la distancia mínima de la angostura, siguiendo un estilo muy propio del autor. En otra ocasión afirmó haber sido testigo de la aparición en estas playas de una bestia marina que medía 16 codos, es decir siete metros, pero que tenía nada menos que 120 dientes (3). En la cita que nos interesa, ofrece datos que son importantes acerca del punto más angosto del Estrecho.

    La mención de Mellaria se refiere a una población de un tamaño reducido, un vicus, pero al final de cuentas un cierto núcleo de población. En el caso de Album, no se trata de una población sino de un accidente geográfico. Teniendo en cuenta el dato de la máxima angostura, no parece haber lugar a las dudas: Mellaria se hallaba en la punta de Tarifa, mientras el Promunturium Album corresponde con la africana Punta Leona.

    Este texto no ha sido prácticamente utilizado, quizás por el notable error en la exageración de las distancias entre los dos puntos de máxima angostura. No cabe duda de que Gracilis ante la vista de los dos continentes calculó notablemente mal la distancia, reduciéndolas a 7'5 Kms., casi la mitad de la real. Pero su máximo valor lo encontramos en el detalle de ofrecer el nombre del pueblo de Mellaria como ubicado justamente en la punta de Tarifa.

    La identificación de Mellaria con Tarifa no es contradictoria, por el contrario coincide perfectamente, con un estudio acerca de la posible ubicación de los topónimos mencionados en los textos clásicos. Strabon menciona la población de Menralia, situada entre Carteia y Belo, indicando que (como las poblaciones cercanas) tenía una importante industria conservera de salazones de pescado (4). Como puede observarse en esta mención de época de Augusto, ya en la antigüedad clásica existía esta importante explotación económica (5).

    De hecho, por otra mención sabemos que Mellaria poseía un puerto relativamente importante, tal y como aparece citado en un episodio de las actividades de Sertorio que relata el escritor Plutarco (6). Junto a este puerto Sertorio batió en un combate naval a Cota hacia el año 81 a. de C. Junto a esta riqueza de la explotación del mar, el propio nombre de Mellaria nos habla de la explotación de la miel. Otra población de nombre Mellaria se hallaba en la Bética, coincidente con la actual Fuente Obejuna. Además toda esta zona gaditana destacaba también por su gran riqueza ganadera, no solamente documentada en el mito de los toros de Gerión, sino en la representación de un toro andante en las monedas acuñadas por Belo (7).

    Pomponio Mela ubica Mellaria entre Tingentera (Iulia Traducta) y Belo (8), con el dato de valor añadido de afirmar que esta Tingentera se hallaba en el mismo golfo que Carteia, lo que parece situar Traducta en la bahía de Algeciras. Entre las dos ciudades de Belo y Carteia sitúa Mellaria el ya citado Plinio (9). De forma indirecta puede deducirse que el vicus de Mellaria era una cantidad de impuestos, existentes en la Bética.

    En fechas algo posteriores, el geógrafo griego Claudio Ptolomeo ubica también Menralia entre Belo y Traducta, señalando que la ciudad que estudiamos era la primera de las pertenecientes a la etnia de los Bastulos (10). El Itinerarium Antonium nos ofrece otro dato importante al indicar que Mellaria se hallaba a una distancia de 12 millas de Porto Albo (Algeciras) y a solamente seis millas de Belone Claudia (11). Sin duda las distancias se encuentran alteradas y no coinciden con la realidad, pero la proporcionalidad en los errores también ubica Mellaria en las inmediaciones de Tarifa.

    Finalmente, el puerto de Menralia también es mencionado por el tardío Marciano de Heraklea. De forma errónea señalaba que en la navegación de Transducta a Menralia no había más de 115 estadios ni menos de 123, mientras de Menralia a la ciudad de Belona no había menos de 100 estadios ni más de 140 estadios (12).

Ruinas de Mellaria: situación geográfica (según Bonsor).

    La mayor parte de los estudios han tendido siempre a ubicar Mellaria en el término municipal de Tarifa, aunque algo alejada hacia el Occidente. El motivo real de este desplazamiento es la, a mi juicio errónea, creencia de que Iulia Traducta se hallaba en Tarifa. En concreto, desde que lo hiciera Bonsor, las ruinas de la antigua Mellaria se suelen identificar con los restos arqueológicos pre-romanos y romanos que también existen en Tarifa, por lo que esta identificación es puramente hipotética. El texto de Turriano Gracilis es, sin duda, el testimonio más fidedigno para situar Mellaria en la punta de Tarifa.

    En el I Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar ya apuntamos, a partir del texto de Turriano Gracili, que parece más probable la identificación de Mellaria con la punta de Tarifa, lugar más angosto del Estrecho (14). Con toda probabilidad a partir de esta opinión, aunque sin citar la paternidad de la misma, más recientemente ha señalado Francisco Javier Criado: las tendencias actuales sitúan en muchos casos la ubicación de Mellaria en la Punta de Tarifa, lugar que antes y aún en la actualidad algunos autores dan el de más probable localización de otro topónimo ya conocido Iulia Ioza (15).

    En resumen, el estudio de las fuentes literarias sobre la costa hispana del Estrecho de Gibraltar no ofrece resultados definitivos. La lista de poblaciones nos indica un poblamiento bastante denso, con una serie de núcleos costeros. Algunos de ellos tienen una localización segura, como en el caso de Carteia y de Belo. Por el contrario, hasta el momento no existe una ubicación segura de otros dos núcleos poblacionales, el municipio de Traducta Iulia y la ciudad estipendiaria de Mellaria.

    De forma tradicional se ha venido ubicando la primera en la actual Tarifa y la segunda en la zona de la desembocadura del arroyo de Valdevaqueros. Sin embargo, algunos datos hacen más verosímil otras identificaciones diferentes. Así el testimonio de Pomponio Mela parece ubicar con claridad Traducta en la Bahía de Algeciras. Por el contrario, una confusa cita de Turranius Gracilis, recogida por Plinio, parece un claro indicio de que el puerto de Mellaria coincidía con la actual Tarifa. En todo caso, si este es el panorama novedoso que parece ofrecernos el análisis de las fuentes literarias, la ampliación de los conocimientos deberá plantearse en el futuro desde la investigación arqueológica.

NOTAS

(1) LÓPEZ DE AYALA I., Historia de GibraItar Madrid, 1782, pág. 96.
(2) PLINIO, N. H. III, 8
(3) PLINIO, N. H. IX, 11.
(4) STRABON III,1, 8.
(5) PONSICH M., Aceite de oliva y salazones de pescado. Factores geoeconómícos de Bética y Tigitana. Madrid, 1988.
(6) PLUTARCO, Sertorio, XII.
(7) LÓPEZ MONTEAGUDO G., El toro en la numismática ibérica e ibero-romana Numisma, 120-131 1973-1974, pág. 236.
(8) MELA II, 96.
(9) PLINIO, N. H. III, 7.
(10) PTOLOMEO II, 4, 6.
(11) It. Anton. 407, 2-3.
(12) MARCIANO DE HERAKLEA II, 9; ED. DE C. MULLER: Geographi Graeci Minores. Paris, 1845.
(13) G. BONSOR: Les villes antiques du détroit de Gibraltar, Bulletin Hispanique, 20 (1918, pág. 146; R. THOVENOT: Essai sur la province romaine de Bétique. Paris, 1940, 2ª ed., Paris, 1973, pág. 372; A. SCHULTEN: Fontes Hispaniae Antiquae. VI: Estrabón, Geografía de Iberia. Barcelona, 1952, pág. 145; A. TOVAR: Iberishe Landeskunde. I. Baetica. Baden-Baden, 1974, pág. 68: J. M. ROLDÁN: Itineraria Hispana. Valladolid-Granada, 1975, pág. 249; P. SILLIERES: Les villes antiques du littoral septentrional du détroit de Gibraltar, Actas I Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar, I, Madrid, 1988, pág. 794.
(14) GOZALBES E., Carteia y la región de Ceuta. Contribución al estudio de las relaciones entre ambas orillas del Estrecho en la antigüedad clásica, Actas I Congreso, pág. 1059.
(15) CRIADO F. J., Evolución histórica del urbanismo tarifeño, Almoraima, núm 5. 1991, pág. 150.

[ Volver al Índice ]