HISTORIA

ALJARANDA

La supuesta ubicación de Iulia Traducta en Tarifa

Enrique Gozalbes Cravioto

    Diversos eruditos del Renacimiento defendieron que la antigua ciudad de Carteia se encontraba situada debajo del solar de Tarifa. No obstante, en el siglo XVII esta hipótesis era ya manifiestamente inmantenible por lo que, con una gran rapidez, fue abandonada. Paralelamente, la lectura de fuentes clásicas permitió descubrir que en la comarca del Campo de Gibraltar había existido en la antigüedad otra ciudad, fundada por el emperador Augusto, y conocida con diversos nombres que le atribuyen los autores antiguos: Iulia Traducta, Iulia Ioza o Tingentera.

    El redescubrimiento de la existencia de esta ciudad, y en especial de su ubicación en esta comarca, fue obra del erudito Rodrigo Caro. En su obra Antigüedades y Principado de la Ilustrísima ciudad de Sevilla y Chrorografía de su Convento Jurídico (Sevilla, 1634, fol., 182-183), a partir de los textos clásicos, situaba esta ciudad de Iulia Traducta (o Tingentera) en la línea costera entre las antiguas poblaciones de Carteia y de Melaria. Pocos años más tarde Isaac Vossio, en sus Observationes ad Pomponium Melam (1658), destacó como en el texto del mismo aparecía la mención de la ciudad de Tingentera.

Primeras emisiones de monedas de Iulia Traducta, a nombre de Augusto, fundador de la ciudad.

    Rodrigo Caro no ubicó estas poblaciones, por lo que el conocimiento acerca de las mismas quedaba bastante en el aire. Las fuentes clásicas ofrecían una relación de nombres pero no estaban contrastados con la realidad de vestigios arqueológicos. Por esta razón debemos descartar la gran importancia que tuvo la iniciativa precursora llevada a cabo por el licenciado Macario Fariñas que en 1663 realizó un viaje entre Málaga y Cádiz, tratando de seguir el recorrido que fue descrito por el Itinerarium Antoninum (texto romano del siglo III).

    La experiencia, muy original en la época, tenía por objeto el recoger los vestigios antiguos que se detectaban y ponerlos en relación con los textos clásicos. Con ello las menciones de ciudades podían confirmarse y se proponía una ubicación concreta para las mismas. Fariñas utilizó fuentes literarias relativamente completas, junto al Itinerarium manejó Strabon, Plinio, Mela e, incluso, a Marciano de Heraklea. Como resultado de su viaje redactó una memoria que llevaba por título Tratado de las Marinas desde Málaga a Cádiz y algunos lugares sus vecinos según fueron en los siglos antiguos (1663), conservada en manuscrito en la Real Academia de la Historia (existe una edición facsimil que fue publicada en Málaga en 1965).

    Fariñas iba a ser quien, por vez primera, iba a ubicar la urbe de Iulia Traducta en Tarifa. Su influencia, por tanto, iba a resultar decisiva, como veremos más adelante. Inicialmente intentó la localización de Carteia. Desconocedor de las ruinas de la Torre de Cartagena, junto al río Guadarranque, los únicos vestigios romanos de la zona los encontraba en Algeciras. Su conclusión principal era que Carteia se hallaba en Algeciras, en concreto en los márgenes del río de la Miel. De este error inicial iban a derivar todos los posteriores, y así todas las restantes ciudades que aparecen en las fuentes clásicas serían emplazadas mucho más al occidente de su ubicación real.

Emisiones de monedas más numerosas de Traducta. En la segunda aparece la vid, símbolo de una de las riquezas de la ciudad.

    Fariñas comentaba el texto de Mela (II, 96) acerca de la antigua Tingentera. Se trata, en realidad, de una descripción que, pese a su esquematismo, resulta fundamental. La mención de Mela fue erróneamente transcrita; de hecho, Antonio García y Bellido, en su divulgada obra La España del siglo Primero de nuestra Era (Según Mela y C. Plinio), 2ª ed., Madrid, 1977, p. 31 ofrece una mala lectura de este texto, atribuyendo a Carteia que era ciudad habitada por púnicos trasladados de África, cuando esta apostilla se refería a Tingentera.

    Macario Fariñas era consciente de que el texto de Mela había sido leído, transcrito e interpretado de formas diversas y contradictorias: muchas y varias lecciones y aún enmiendas se han dado e este lugar. El engaño ha procedido de poner el punto en Mellaria, con que sacan por conclusión que Mellaria estaba en el Estrecho.

    En todo caso, Mela ubicaba en el mismo golfo a Carteia y Tingentera, lo cual viene a indicar que ambas se hallaban en la bahía de Algeciras. Un dato que escapó al análisis de Fariñas, que también leyó mal el párrafo, hecho que ya fue destacado en el siglo XIX por Don Miguel Cortés y López, en su Diccionario geográfico-histórico de la España antigua (Madrid, 1835). Si Tingentera fue la misma Iulia Ioza de Strabon (III, 1, 8), y la Iulia Traducta de otros autores clásicos y amonedaciones, forzoso es ubicar esta única ciudad en Algeciras. Y así lo consideró P. Henrique Flórez en su España Sagrada (vol. X, Madrid, 1752, pp. 49 y ss.).

    Macario Fariñas no lograba identificar ruinas romanas entre Algeciras y Tarifa. Contradiciendo su propio sistema de análisis, aún reconociendo que en Tarifa no existía ante la vista grandes restos romanos, ubicaba Traducta en Tarifa. En ese momento utilizaba en su apoyo un texto de un geógrafo compilador tardío (siglo V), Marciano de Heraklea: yo cito este autor por el conocimiento de Transducta que no pasa las distancias..., pues como se ve que desde Algeciras hasta Tarifa no hay rastro de población, es forzoso que Tarifa sea Julia Traducta, (fol. 42).

Monedas de Traducta con referencias a la riqueza económica: la espiga y el atún.

    Debemos de reconocer que la identificación de Traducta con Tarifa con el tiempo ha estado llamada a tener un cierto éxito, una aceptación considerable a posteriori. Sin embargo, la misma ocasiona una distorsión general en la ubicación de las ciudades romanas que las fuentes citan como existentes en esta zona. Así Fariñas no podía menos que, a continuación, confundir Mellaria con las ruinas de la antigua Belo: ya con todos los autores nos llaman Mellaria, esta hallamos a tres leguas de Tarifa. Aquí se ven las ruinas de una ciudad sumergida en el mar que en menguante descubren sus mares casas y torres. Llaman a esta ciudad Bolonia y engañados creen que allí fue Belon.

    Obsérvese la contumacia en el error de las ubicaciones de ciudades antiguas. Los propios naturales de la zona de Bolonia le indicaban que las ruinas allí existentes correspondían con la antigua Belo. Fariñas trataba de corregir el pretendido error de los locales con el disparate de la identificación con Mellaria de este campo de ruinas. Y desde este punto, quedaba rematar la cadena de errores, ubicando la ciudad de Belo en la desembocadura del río Barbate, donde vió edificios arruinados de mezcla romana.

    En consecuencia, la cadena de errores acometidos en 1634 por Fariñas es el origen de la muy difundida ubicación de Iulia Traducta en Tarifa. Sin embargo, esta conclusión presenta, a mi juicio, algunos problemas muy difíciles de resolver. El aludido Marciano de Heraklea tiene un texto que en buena parte hace muy dificultosa la identificación:

    De Transducta a Menralia no hay más de 115 (sic.) estadios ni menos de 123. De Menralia a la ciudad de Belona no hay más de 140 estadios ni menos de 100 estadios. A partir de aquí comienza la gens de los Turdulos. Desde la ciudad de Belona hasta la desembocadura del río Belo no hay más de 75 estadios, ni menos de 50 estadios (MARCIANO II, 9, seguimos la traducción de M. PASTOR. La Península Ibérica en Marciano de Heraklea, Hispania Antiqua, 8,1978, p. 107).

Monedas de Traducta con símbolos diversos.

    En esta descripción de la navegación por la zona europea del Estrecho las distancias marcan localizaciones diferentes. En efecto, dada las distancias con respecto al único punto localizado con total seguridad, Belo en la ensenada de Bolonia, la ciudad de Mellaria debía hallarse en el litoral más próximo a Tarifa, mientras la de Traducta ya debe ubicarse en la bahía de Algeciras o en sus más directos aledaños.

    Todavía más clarificador es el texto del geógrafo Claudio Ptolomeo. Este menciona en el litoral, de oeste a este, como pertenecientes al pueblo de los Túrdulos, la desembocadura del río Belon, y la cuidad de Belon. Como pertenecientes a las Bástulos, las ciudades de Menralia, Transducta, Baresula (se trata de un error) y Carteia (PTOLOMEO II, 4). Las coordenadas geográficas vienen a indicar lo mismo que deducíamos del texto de Marciano: si entre Belo y Traducta se hallaba otra ciudad, llamada Mellaria, parece imposible la identificación de Iulia Traducta con Tarifa.

    Un siglo más tarde que Fariñas, el canciller Ignacio López de Ayala volvió a la interpretación del siglo XVI, considerando Traducta como una ciudad ubicada en el Norte de Marruecos. Para ello tenía que atribuir a diversos geógrafos antiguos el error de situarla en la costa hispana del Estrecho. Por el contrario, en Tarifa ubicaba la ciudad de Mellaria: Mellaria corresponde a Tarifa, porque ésta, como aquella, se sitúa en lo más angosto del Estrecho porque en sus inmediaciones se descubren algunas monedas, cimientos y otros indicios de pueblo antiguo (Historia de Gibraltar, Madrid, 1782, p. 96). El erudito ofrecía así conclusión que, pese a su elevado grado de acierto, no iba a tener apenas éxito en el futuro.

BIBLIOGRAFÍA

(1) La identificación de Iulia Traducta con Tarifa fue recogida por MULLA, C. y DUBNER, F., en su Strabonis Geographica, París, 1853, pág. 836. Este hecho dió a la misma una gran autoridad. Así diversos autores posteriores han aceptado que Traducta se hallaba en Tarifa.
(2) DELGADO, A., nuevo método de clasificación de las Medallas Autónomas de España. Sevilla 1871, pág. 303.
(3) BONSOR, G., Les villes antiques du détroit de Gibraltar, Bulletin Hispanique, 20, 1908, pág. 147.
(4) FITA, F., Inscripciones romanas y visigodas de Tarifa, Ronda y Morón de la Frontera, Boletín de la Real Academia de la Historia, 53, 1908, pág. 351.
(5) MILLER, K., Itineraria Romana. Berlín, 1916, p. 184.
(6) SCHULTEN, A., Geografía y Etnografía de la Península Ibérica. II, Madrid, 1965, pág. 162.
(7) THOUVENOT, R., Le détroit de Gibraltar chez le géographe Ptolémée. Revue des estudes anciennes, 53.1951, págs. 197-198.
(8) GARCÍA, A. y BELLIDO, Las colinas romanas de Hispania. Anuario de historia del derecho español, 29, 1959, págs. 493-494.
(9) TOVAR, A. Iberische Landeskunde.I. Baetica. Baden-Baden, 1974, págs. 68-69.
(10) ROLDÁN, J. M., Itineraria Hispana. Fuentes antiguas para el estudio de las vías romanas en la Peninsula Ibérica. Valladolid-Granada, 1975, pág. 272.
(11) PASTOR, M., La Península Ibérica en Marciano de Herackea, Hispania Antiqua, 8, 1978, pág. 114.
(12) ARIAS, G., Repertorio de caminos de la Hispania romana. La Línea, 1987.
(13) PONSICH, M., Prospección arqueológica: metodología para la lectura de un paisaje en la Antigüedad. Almoraima, núm. 5, 1991, pág. 22 (mapa).
(14) En la historiografía tarifeña, Vid. ARMENGOL TRIVIÑO, J., Tarifa en la Historia. Tarifa, 1949. Por el contrario, identifica Traducta con Algeciras otra larga relación de estudiosos que pueden verse recogidos en J. I. de VICENTE y MARFIL, P. F. Nuevas perspectivas de la arqueológia romana de Algeciras. Almoraima. núm. 5,1991. págs. 127-145.
(15) Un estudio sobre la evolución cronológica de las distintas ubicaciones propuestas, en SEDEÑO D. Sobre la localización de Iulia Traducta. Fuentes antiguas y relatos históricos modernos. Actas I Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar, I, Madrid, 1988, pág. 811-819. El autor va sugirendo la mayor veracidad de la identificación con Algeciras.
(16) SILLIERES P., Les villes antiques du littoral septentrional de détroit de Gibraltar Actas. I Congreso Internacional pp. 794-796, con buenas razones apunta a situar Traducta en la bahía de Algeciras.
(17) GOZALBES E., Carteia y la región de Ceuta. Actas I Congreso Internacional, pág. 1047 y ss., donde defendimos la misma conclusión, apuntando razones para ubicar Mellaria en Tarifa.
(18) CRIADO F. J., Evolución histórica del urbanismo tarifeño, Almoraima, núm. 5,1991, págs. 147-152, recoge los datos de discusión y defiende la existencia de un núcleo de población en la Tarifa antigua.
(19) Finalmente, el episodio histórico de la fundación de Traducta lo hemos estudiado en GOZALBES E. ,Establecimiento de mauritanos en el Campo de Gibraltar en época de Augusto, Almoraima, núm. 9, 1993, págs. 269-276, y núm. 10, 1993, págs. 44-46.

[ Volver al Índice ]